TELÉFONO: 91 547 91 11 / 91 548 4 300

ALBERTO AGUILERA 64,1º CENTRO, 28015, MADRID Ver Mapa

Trastornos de la alimentación

Unidad de trastornos del comportamiento alimentari0

Los trastornos de alimentación son enfermedades que cursan con complicaciones físicas y
psicológicas importantes y que suponen un riesgo para la salud. Se caracterizan por la
alteración de la imagen corporal, la obsesión por el peso o el comportamiento anormal frente
a la comida. Sin embargo, los TCA son un síntoma de un problema mucho más profundo que
ha de ser abordado, pues si el conflicto no se extirpa de raíz la recuperación será más lenta.

Por ello, en esta unidad de trastornos alimentarios disponemos de un equipo multidisciplinar
como herramienta principal para el tratamiento. Nuestro conjunto de profesionales se
encargará de realizar una correcta evaluación médica, nutricional y psicológica del estado inicial del paciente para facilitar la futura intervención. El abordaje se llevará a cabo desde una perspectiva psiconutricional que ayude a mejorar la relación del paciente con la comida, normalizar su situación, mejorar su autoestima, asegurar su salud y garantizar la resolución de los conflictos que han
desencadenado el trastorno. La intervención estará adaptada y enfocada a cada paciente para
asegurar su adherencia al tratamiento, a través de un seguimiento periódico que permita
conocer la evolución y el estado actual.

Para la recuperación del TCA es imprescindible conocer su contexto a fondo y los factores que
están haciendo que el trastorno persista. Por tanto, la intervención no debe limitarse
exclusivamente al paciente, sino ampliarse a su entorno, dándole herramientas que faciliten el
seguimiento del tratamiento en el contexto social, familiar, laboral o escolar del paciente.

Aunque el peso es una parte fundamental de estos trastornos, no es el único conflicto. La
recuperación total se producirá cuando tanto el abordaje nutricional como el psicológico estén
superados. Para ello, es necesario que el paciente resuelva el conflicto que le lleva a actuar de
una manera patológica frente a la alimentación, sea capaz de llevar una vida normal en todos
los ámbitos y de ordenar de manera coherente su alimentación y controlar su relación con la
comida para que esta deje de ser un foco de conflicto.

¿Qué TCA tratamos?

  • Anorexia
    Es uno de los TCA más conocido. Se caracteriza por el miedo patológico a ganar peso que se
    refleja con la reducción de la ingesta calórica y una distorsión de la imagen corporal. Este
    trastorno es más común en mujeres y en la etapa adolescente, aunque en los últimos años los
    casos en edades más tempranas han aumentado, incluso en edad adulta. Factores de la
    personalidad como perfeccionismo, constancia o aislamiento son característicos de esta
    enfermedad, aunque puede variar de una persona a otra.
    El objetivo de tratamiento será la recuperación del peso hasta un rango saludable, la
    reeducación nutricional y la mejora de la situación psicológica.
  • Bulimia
    Aunque tiene algunos rasgos comunes a la anorexia, su característica principal es la presencia
    de atracones, que se definen como la ingesta en grandes cantidades de comida, de forma
    descontrolada y en poco tiempo, y además la presencia de conductas compensatorias
    posteriores al atracón. Estas conductas suelen ser purgativas, siendo común el uso de laxantes,
    la autoinducción del vómito o la práctica de autolesiones. El diagnóstico de la bulimia es algo más complejo que el de la anorexia porque los síntomas no son tan evidentes. De hecho, en algunos casos los pacientes no tienen bajo peso y tampoco muestran síntomas como ausencia de regla. Sin embargo, las conductas purgativas afectan seriamente a la salud, por lo que el control de todos los parámetros que puedan reflejar esta práctica será esencial para el diagnóstico y posterior tratamiento.
  • Trastorno por atracón
    Es menos conocido que los anteriores pero supone un problema para la salud. Aunque se
    parece bastante a la bulimia y existen también ingesta compulsiva de alimentos en grandes
    cantidades, sin control y en poco tiempo, no se llevan a cabo conductas compensatorias
    después. A menudo, este trastorno es un síntoma de estrés o ansiedad llevados al extremo. En
    este caso puede existir un problema de peso en exceso debido a la alta ingesta calórica que se
    produce. Además, la mayoría de estos atracones se producen por la noche y a escondidas.
  • Obesidad
    Aunque la obesidad no es considerada un TCA como tal, la cantidad de factores que influyen
    en su desarrollo hace que no pueda ser abordada únicamente desde el punto de vista
    nutricional. La obesidad tiene una carga genética importante, pero factores como el estrés, la
    mala alimentación, el sedentarismo y la depresión se asocian directamente con la obesidad. De
    hecho, las personas con exceso de peso, reflejan sus frustraciones, preocupaciones y conflictos
    a través de la comida, inclinándose sobre todo por la comida basura debido a su gran
    capacidad para estimular la sensación de placer.
    Por esto, y por el aumento de obesidad en la población mundial, el abordaje multidisciplinar
    de esta patología es una herramienta fundamental para la reducción de peso, del riesgo de
    padecer múltiples enfermedades y de la instauración de hábitos de vida saludables y de una
    relación sana con la comida será la reeducación de los hábitos del paciente.

¿Cómo se lleva a cabo la intervención?

  • Abordaje nutricional
    El tratamiento y el seguimiento nutricional serán supervisados por un dietista-nutricionista que
    se encargará de ordenar, mejorar y controlar la alimentación para que deje de ser un
    problema, se situé en un peso saludable y sea un medio para mejorar su salud y su situación
    psicológica.
    En la primera consulta se realizará una entrevista personal que incluirá desde sus hábitos de
    vida hasta su alimentación, su historia clínica y/o su historia deportiva y que permite al
    profesional conocer el punto de partida. También se procederá a una medición del peso, la
    talla y la composición corporal. Con estos datos se elaborará una primera planificación
    dietética que se ira modificando a lo largo del tratamiento según las necesidades.
    En las siguientes visitas se procederá a ir modificando la planificación dietética para una mayor
    adaptación al paciente y a su evolución. A su vez, esta planificación se hará teniendo en cuenta
    las pautas del psicopedagogo y buscando la recuperación del paciente.
    El alta de esta parte del tratamiento no llegará hasta que el paciente no sea capaz de ordenar
    su alimentación, de establecerse en un peso saludable y de experimentar una buena relación
    con la comida que le permita nutrirse y disfrutar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies