TELÉFONO: 91 547 91 11 / 91 548 4 300

ALBERTO AGUILERA 64,1º CENTRO, 28015, MADRID Ver Mapa

Dic 15

La alimentación prenatal y la obesidad infantil

Es obvio que la obesidad infantil es un problema que va en aumento

Sin embargo, en comparación con la obesidad del adulto, es un problema relativamente nuevo. Así, la obesidad infantil ha aumentado un 300% desde 1960, la mayoría de este aumento se produjo en la década de los 90 (Journal of Adolescent Health -Lee et al, 2011).
Este aumento se produjo después del aumento de la obesidad del adulto, que se inicio en la década de los 80. ¿Por qué este tiempo de retraso? Posiblemente puede haber sido causado por el aumento de cualquier predisposición genética a la obesidad durante el desarrollo prenatal en el vientre materno. Esto significa que hay madres con obesidad cuyos cambios hormonales y hábitos dietéticos alteraron el desarrollo fetal de sus hijos, aumentando así la probabilidad de obesidad del niño después del parto.
Esta posibilidad cobra sentido en base a los resultados de otro reciente artículo (Donahue et al, 2011) en el que se demuestra que bajos niveles de ácidos grasos omega-3 en la madre aumentan la probabilidad de que el niño sea obeso a los 3 años. En este estudio, los investigadores encontraron que a los 3 años el 10% de los niños ya eran obesos. Lo que también se analizó, aunque prácticamente todas las mujeres consumían niveles muy bajos de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo, fue cómo niveles elevados de ácidos grasos omega-3 en la dieta de la madre, en sangre, y especialmente en sangre procedente del cordón umbilical da lugar a niveles bajos de obesidad infantil en niños de tres años.
Por supuesto, niveles bajos de ácidos grasos omega-3 por lo general indican niveles altos de ácidos grasos omega-6, aumentando el riesgo de un desequilibrio entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6. Esto explica por qué el aumento de la obesidad infantil se relaciona con un aumento en la proporción de ácido araquidónico respecto a EPA y DHA en sangre de la madre y del cordón umbilical. Esto cobra un gran sentido ya que se sabe por los resultados obtenidos en estudios con animales que cuanto mayor es la proporción de omega-6 respecto a omega-3 en la dieta de la madre, mayor es la obesidad en los hijos.
Por tanto, si queremos comenzar a reducir la obesidad infantil, probablemente la mejor manera de hacerlo es en el útero de la madre, con una nutrición prenatal adecuada, que proporcione niveles óptimos de ácidos grasos omega-3. Esto evitaría que el desarrollo fetal del niño de lugar a una rápida acumulación de grasa corporal en exceso tras el nacimiento. Esto tiene mucho más sentido que decirle a los niños obesos que coman menos y hagan más ejercicio después de que su expresión genética ha sido previamente alterada en el útero. Y si esto tiene sentido, entonces parece que alimentar a los niños con más ácidos grasos omega-3 y menos omega-6 después del nacimiento podría minimizar la activación de los genes que les predisponen a engordar y así evitarlo.

No comments yet.

Add a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies